Con melancolía, los usuarios se despiden de los vagones centenarios de la Línea A