Pobreza. Las villas, un flagelo para 2,5 millones de personas