Opinión. Una catástrofe previsible