Asmáticos europeos alertan sobre su situación

Un millón y medio de pacientes teme morir de un ataque, indica un estudio presentado durante un congreso
(0)
25 de septiembre de 2005  

COPENHAGUE, Dinamarca.- Por lo menos un millón y medio de europeos vive con el miedo a morir de un ataque de asma. Así lo indica un estudio realizado entre 1300 asmáticos severos de Francia, España, Alemania, Suecia y Gran Bretaña, presentado durante el XV Congreso de la Sociedad Respiratoria Europea por la Federación de Asociaciones Europeas de Pacientes con Alergia y Enfermedades de las Vías Aéreas (EFA, por su sigla en inglés), que agrupa a 43 asociaciones de pacientes de 23 países del Viejo Continente.

"Las personas con asma severa sufren síntomas que impactan muy negativamente en sus vidas familiares y laborales -expresó Martin Dockrell, paciente asmático inglés y autor del informe-. Ven reducida su capacidad de trabajar y relacionarse con el entorno. El 20% pierde oportunidades de trabajo y muchos han tenido que jubilarse antes por incapacidad."

Además, un estudio presentado por especialistas holandeses durante esta reunión científica, que finalizó a mediados de la semana última en esta ciudad, indicó que la mayoría de los asmáticos severos tiene dificultades sexuales debido a sus problemas respiratorios, pero que no lo discuten con sus médicos, porque éstos jamás les preguntan sobre el tema y los pacientes se avergüenzan de plantear el problema.

En Europa, según la EFA, hay unos 30 millones de asmáticos y al menos 6 millones tiene síntomas severos. "Más de la mitad -agregó Dockrell, que integra el Panel Nacional de Asma en Inglaterra- dijo que sufría ansiedad y estrés. El 70% dejó de practicar deportes o de ir a bailar y la mitad dejó de visitar hogares con mascotas. El 25% siente su condición como una amenaza de vida. Los ataques se repiten por lo menos una vez por semana."

El 50% de los enfermos está muy lejos de cumplir con los objetivos del tratamiento que establece la Iniciativa Global para el Asma (GINA), y más del 90%, indicó el informe, no cumple al menos con uno de esos puntos, a saber: mínimos síntomas; ausencia de visitas de emergencia y ninguna limitación en las actividades diarias.

En América latina, un estudio sobre 11 países dio como resultado conclusiones aún más alarmantes: solamente el 2,4% de los asmáticos cumplía con los criterios del GINA.

Además de las dificultades planteadas por los pacientes en el estudio EFA, también se presentó aquí un documento de consenso donde expertos de 17 países solicitan a sus gobiernos y sistemas de salud que tomen el asma y la rinitis como un problema más serio.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?