Unas 700.000 mascotas toman tranquilizantes en Estados Unidos