La ley de talles en la Capital ya es un hecho