Conductor designado

(0)
19 de diciembre de 2009  

El conductor designado es otra iniciativa que busca reducir la cantidad de accidentes de tránsito derivados del consumo de alcohol. Se trata de turnarse al manejar cuando se sale en grupo y que el conductor no beba.

La idea nació en Estados Unidos en la década del 80 y logró que dos terceras partes de la población utilicen esta metodología cuando asisten a lugares donde se consume bebidas alcohólicas.

Para ser conductor designado, al llegar al boliche, la persona elegida se identifica y muestra su licencia de conducir al encargado del establecimiento, que anota sus datos. Esa persona no toma alcohol, pero tiene otros beneficios, como gaseosa libre. Antes de retirarse avisa al encargado del lugar y así luego lleva a cada uno de sus amigos a sus casas en condiciones seguras.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.