La escuela tradicional se convirtió en obsoleta y exige un gran cambio

(0)
6 de febrero de 2017  

Un sistema de educación equitativo y de calidad debe garantizar inclusión y aprendizaje significativo para todos los niños, niñas y jóvenes del país, asegurando en ellos el desarrollo de competencias apropiadas para la sociedad actual.

La escuela tradicional ya no responde a las demandas de capacidades y conocimiento de nuestra era, siendo que los saberes disciplinares, desconectados unos de otros, incorporados en gran medida a través de la memorización, representan un modelo pedagógico que ya es, indiscutiblemente, obsoleto.

Hoy en día la escuela produce y reproduce desigualdades. Es necesario modificar la propuesta para reconciliar el hacer con el conocer. Lograr que la escuela sea una posibilidad más equitativa para todos los grupos sociales exige hacer cambios en la propuesta de enseñanza.

Garantizar la equidad

El Estado es el garante para elevar los niveles de equidad de la sociedad. El ideal de una república con una democracia representativa conformó el "Estado docente" que, a través de su red de instituciones escolares, ejercía el monopolio de la función educativa, y permitió "educar al ciudadano". La ley 1420 del año 1884 estableció la obligatoriedad de asistir a las escuelas para completar la primaria. Hoy esta obligación se transformó en el derecho de educarse durante toda la vida.

El carácter "público" del bien educación es irrenunciable. Aún si pueden coexistir otros actores que provean educación, es el Estado el único capaz de garantizar la equidad a través de una propuesta democrática e inclusiva que logre brindar la posibilidad de asirse de los saberes y competencias necesarias para participar con plenitud en el mundo actual.

La tecnología en las escuelas es un componente indispensable a considerar, si el sistema busca reducir las brechas de oportunidades. El hecho de acceder a la información y al conocimiento no garantiza su comprensión, su apropiación y su uso. Es necesario dotar a las generaciones jóvenes de herramientas para sumergirse de modo eficaz en el océano de información que hoy está al alcance inmediato de todos, poder diferenciar lo importante de lo irrelevante, lo confiable de lo espurio, así como saber analizar las fuentes de información.

Hay múltiples hechos que muestran evidencia de que el cambio en educación ya empezó. Reformas educativas llevadas a cabo desde las más altas esferas del gobierno, propuestas de cambio del mundo académico, diversos aportes y ensayos por parte de la sociedad civil, esfuerzos múltiples llevados a cabo en las escuelas por comunidades de docentes sensibles y creativos.

La nueva educación incorpora elementos fundamentales como el pensamiento tecnológico, el desarrollo de competencias, la metacognición, la resolución de problemas reales, la evaluación con objetivo de retroalimentación.

El gran dilema que debemos resolver en nuestro país es cuál es el sistema de educación que queremos, y cómo lograr transitar gradual pero sostenidamente hacia un modelo pedagógico apropiado para el siglo XXI. Es fundamental no caer en la simplicidad de creer que sólo trasplantando modelos educativos exitosos, ajenos al contexto nacional, pueden superarse nuestros problemas. Aprovechando la experiencia de afuera, debemos revisar lo existente en nuestro país, evaluar las posibilidades de acuerdo a nuestros recursos, así como qué de lo que tenemos debe ser superado porque constituye un obstáculo para marchar hacia la transformación necesaria.

Argentina requiere acuerdos sociales amplios y una férrea convicción sobre el nuevo rumbo de la educación. El compromiso con el cambio requiere generar las condiciones para poderlo gestionar: el protagonismo del Estado como rector fundamental, una reforma de la estructura burocrática, recursos y conectividad en todas las escuelas. Por sobre todo, mantener el foco en lo que debe ser la gran apuesta, el docente como agente de transformación, comprendiendo su nuevo rol, una nueva carrera de formación, y condiciones satisfactorias en su contratación.

Una nueva publicación

Educar 2050 recientemente lanzó la publicación “El futuro ya llegó… pero no a la escuela argentina ¿Qué nos atrasa y dónde está el futuro de nuestra educación?”, escrito por Inés Aguerrondo y Guillermina Tiramonti. Se puede acceder al documento ingresando en educar2050.org.ar/publicaciones

Las autoras forman parte de la organización Educar2050

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.