Diálogo en las aulas. La lengua, el bien cultural más valioso