Los mitos sobre los trastornos de la alimentación que es clave derribar