Mejorar con lo que tenemos

Gustavo Iaies
(0)
6 de septiembre de 2014  

El sistema educativo se inició con la idea de escuelas diferentes que ofrecían lo mismo a todos los chicos. Sarmiento escribía en el Monitor de la Educación Común: usted entra al aula, pone la fecha en el margen derecho del pizarrón, el título del tema que va a tratar, centrado y subrayado, les dice a los chicos que saquen su cuaderno... Y todos hemos puesto la fecha en el margen derecho, y tenemos los títulos subrayados.

La idea de escuelas iguales no es real, tienen diferencias, no hay dudas. ¿Qué hacemos con ellas?

En los 90 apareció con mucha fuerza la idea de equidad, partir del lugar donde estás, para llegar a puntos equivalentes.

Caminando el sistema, la diversidad de escuelas es notable, de recursos humanos, de modelos de trabajo, de modelos de familia y de participación en la escuela. ¿Qué hacemos? ¿Cómo construimos alguna ruta común? ¿Les volvemos a pedir que pongan la fecha a la derecha del pizarrón?

Sin duda, no es pidiéndoles a todos que hagan lo mismo. La diferencia es muy positiva, pero requiere un trabajo diferenciado. El problema es cuando se plasma siempre del mismo modo, en escuelas más pobres y más ricas, cuando más que heterogeneidades son condenas.

Con esas diferencias se trabaja desde abajo, es interesante partir de que desde cualquier lugar se puede mejorar, aun cuando el Estado, en principio, no equilibre las diferencias. Empecemos para que cada escuela se vuelva un proyecto, un deseo colectivo de mejora, por la idea de que nosotros hacemos nuestra parte y exigimos la otra.

La consigna es mejorar, desde donde estamos, con los que seamos, como podamos, pero plantearnos una meta, un sentido. Lo peor que puede pasarnos es no tener sentido, no saber adónde vamos.

Seguro que hay que reclamar condiciones, pero es mejor hacerlo después de haber intentado mejorar, fundamentalmente porque la comunidad sabe que puede, que camina junta en una dirección y desde ese proyecto exige.

Todos podemos mejorar, nos hace bien sentirlo. El desafío es que la escuela sea un proyecto, con lo que tenga, como pueda, pero que sea un plan colectivo de mejora. Todos sabiendo adónde vamos y asumiendo responsabilidades.

Desde allí trabajar las diferencias que más que diversidad son injusticia.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.