Sin recetas: las claves para balancear los límites y el afecto en la crianza

Francisco Vigo (46) junto a sus hijas, Trinidad, Rosario y Pilar, en el jardín de su casa
Francisco Vigo (46) junto a sus hijas, Trinidad, Rosario y Pilar, en el jardín de su casa Fuente: LA NACION - Crédito: Daniel Jayo
Frente a una heterogénea oferta de teorías y consejos para el desarrollo de los chicos, los especialistas subrayan que la empatía, la confianza y la presencia son siempre fundamentales
Eugenia Tavano
(0)
14 de enero de 2019  

¿Qué pasa si levantamos al bebé cada vez que llora? ¿Y si en vez de reprimir un berrinche ofrecemos consuelo? ¿Cómo comunicarnos con los hijos e hijas en medio de una rutina agotadora? Esas son algunas de las preguntas que suelen hacerse las nuevas generaciones de madres y padres, quienes frente a una heterogénea -y abrumadora- oferta de teorías, estilos y consejos, muchas veces se debaten acerca de cómo conciliar afecto con límites.

En una era signada por el acceso a la información y sintiéndose tironeados entre los paradigmas más conservadores de crianza (bajo los cuales ellos crecieron), las nuevas tendencias y las reinterpretaciones de otras ya conocidas, los adultos suelen buscar fórmulas que les allanen el camino en la larga y difícil aventura de ser padres.

Sin embargo, más allá de los signos propios de cada época, los especialistas subrayan que no hay recetas mágicas y que las necesidades de los chicos son siempre las mismas: amor, acompañamiento y comprensión.

"No hay protocolos de crianza, sino sugerencias, pensadas a partir del 'uno a uno' y adecuadas a las circunstancias de cada familia", señala Marcela Armus, psiquiatra infantojuvenil, consultora de Unicef y una de las fundadoras de la Sociedad Argentina de Primera Infancia (SAPI).

Nora Fontana, psicóloga de la Fundación Encuentro Entre Padres y coordinadora de talleres de Crianza Sin Violencia de los Centro de Primera Infancia (CPI) de la ciudad de Buenos Aires (CABA), aclara: "Comprender va más allá de entender. Es poder ver a nuestro hijo o hija de manera integral, como un ser único e irrepetible, y saber qué necesita, hacia dónde va". La psicóloga, agrega: "Si algo les ocurre, hay que preguntarles qué les está pasando. Pero sucede que venimos de una crianza donde no se preguntaba nada y se daba por entendido que el adulto siempre sabía qué le sucedía al chico".

Sobre el contexto actual, Armus profundiza: "Hoy las condiciones son más complejas: las mujeres accedieron a más lugares de trabajo, padres y madres están sometidos a exigencias laborales, de competencia, en un mundo que no es para nada sencillo".

Francisco Vigo (46) es padre de tres chicas de 12, 9 y 6 años. Para él, lo "más obsoleto es pararse desde el autoritarismo, el 'porque yo lo digo'". Este especialista en marketing y presidente de la organización social Manos Misioneras, comparte: "Es difícil desligarse de la historia propia e ir aprendiendo a hacer una nueva. Mi desafío a la hora de criar a mis hijas es generar un vínculo con cada una, estar con ellas. Lo más importante es que sientan que hay un papá que las puede escuchar. Hoy el tiempo no abunda y trato de aprovechar cada momento".

Desde la cuna

Alejandra Giacobone, especialista en desarrollo infantil temprano y presidenta de SAPI, considera que los chicos no solo necesitan de los adultos para desarrollarse, "sino también de la seguridad que estos sientan en aquello que les van ofreciendo, en las maneras en las que van lidiando con las dificultades mismas de la crianza".

En los últimos años, uno de los conceptos de mayor circulación en la literatura sobre crianza es el del apego, una teoría desarrollada por el psiquiatra y psicoanalista inglés John Bawlby en la década del 50, luego enriquecida por su colega norteamericana Mary Ainsworth.

"El apego es un vínculo específico que se da entre el bebé y la figura cuidadora, que en general es la madre, pero que también puede ser el padre, la abuela, una tía o cualquier cuidador principal que ofrezca proximidad, presencia continua, coherente y disponible", explica Elsa Wolfberg, psiquiatra, psicoanalista y especialista en la materia.

Uno de los pilares del apego seguro es su función en el desarrollo neurológico. Cuando los niños y las niñas crecen alejados de sus familias no solo padecen problemas emocionales y de comportamiento, sino que ese gran estrés emocional provoca déficits a nivel cerebral. "La criatura no puede cortar su propio impulso porque no tiene estructuras cerebrales adecuadas para hacerlo. Por eso interviene la mamá, para regularlo", detalla Wolfberg.

Fontana ejemplifica esto con la situación de berrinche: "Pueden tirarse al piso, gritar, pero hay que esperar a que se calmen. Su lóbulo frontal todavía no puede manejar esos arranques, y ni ellos saben qué les pasa", dice.

Para la psicóloga, nunca hay que responder con enojo, "sino hacerles sentir que pueden contar con nosotros, poniéndole palabras a lo que ocurre; '¿Será que te sentiste mal o te peleaste con alguien en el jardín?'. Cuando preguntamos, además de la confianza, los ayudamos a desarrollar vías neuronales para que puedan expresarse de un modo más claro".

Por su parte, Armus describe el proceso que se desencadena en esta instancia de la vida y la relación con los padres: "La capacidad de entrar en contacto con el aprendizaje de las emociones, el conocimiento del mundo, se da en la corregulación que va generando el propio adulto con el niño o la niña: 'Yo te ayudo a entender, vos vas entendiendo', hasta finalmente llegar a la autorregulación", dice, y continúa: "De ahí deviene la autonomía, que cuanto mejor haya sido el proceso previo, mejores condiciones tendrá la persona para desarrollarla".

Psicólogos y psiquiatras coinciden en que recorrer la infancia guiados con afecto y empatía aporta una serie de recursos fundamentales a la hora de crecer, desarrollar vínculos y desplegar proyectos.

Por eso, según Armus, "límite es una palabra muy gastada". "Prefiero pensar en organizadores de la crianza, de pautas dadas con amor; el que se transmite para saber qué está bien y qué está mal, no en el sentido moral, sino del cuidado; para crear en los niños y niñas la función de la responsabilidad, que es un tema complejo y ético", sostiene.

La especialista asegura que los chicos tienen que saber desde pequeños lo que se puede y lo que no se puede: "Hay que acompañarlos al explicarles aquellas cosas que mucho no les van a gustar, porque esos desencuentros también son útiles para el crecimiento, para que comprendan y se ordenen".

La lógica binaria que opone, entonces, el cariño al rigor no tiene lugar en esta manera de entender los vínculos. "Por otro lado, hay un exceso en ciertos modos que están en boga, de exigir la comprensión verbal del niño. Hacen falta encuentros corporales, expresivos, sobre todo en la edad temprana", reflexiona Giacobone. "Los límites no se explican, se vivencian: como dicen los chinos, con firmeza y suavidad".

Siempre, aclaran los referentes, hay que basarse en el respeto, entendiendo que niños y niñas son "sujetos de derecho", como recalca Armus, y no "un chiche o un florero", como dice Wolfberg.

"Me di cuenta de que la mejor estrategia es hablar desde la calma", cuenta Francisco desde su experiencia. "Aprendí que si te enojás, los chicos lo toman como un reto y se confunden, no entienden el mensaje que querés darles. Hay que poder tolerar que a ellos no les guste lo que decimos y que también se sientan amados y escuchados, aunque les cueste entenderlo".

Para saber más

Fundación Encuentro Entre Padres

encuentroentrepadres.org

Sociedad Argentina de Primera Infancia

sapi.org.ar

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.