Solidaridad y cooperación, las enseñanzas de un profesor a sus alumnos

Federico Cánovas es profesor de filosofía en cinco escuelas secundarias de San Juan; junto con 150 de sus estudiantes, armaron un proyecto que busca impactar en su comunidad durante la pandemia; a través de micros educativos radiales, llegan a las zonas de frontera
Federico Cánovas es profesor de filosofía en cinco escuelas secundarias de San Juan; junto con 150 de sus estudiantes, armaron un proyecto que busca impactar en su comunidad durante la pandemia; a través de micros educativos radiales, llegan a las zonas de frontera
María Ayuso
(0)
6 de junio de 2020  • 00:42

¿Cómo involucrar a sus estudiantes para que, en tiempos de pandemia, no solo aprendan los contenidos curriculares, sino que se comprometan de forma activa con su comunidad? ¿Es posible trasformar el aislamiento obligatorio en una oportunidad de encuentro e intercambio solidario? Esas son algunas de las preguntas que, en plena cuarentena para prevenir la propagación del COVID-19, se hizo Federico Cánovas, que tiene 40 años y es profesor de filosofía en escuelas secundarias públicas de San Juan.

Esos interrogantes, sumados a la creación de un grupo de WhatsApp al que rápidamente se incorporaron 150 estudiantes de 6º año de las cinco instituciones donde Federico da clases, fueron el puntapié que lo llevaron a crear el proyecto "Distanciados pero unidos y solidarios". "El objetivo era que trabajaran cada uno desde sus casas, con una misma misión", resume el profesor, quien si tuviera que elegir una palabra para describir los cambios que motivó en él y sus estudiantes la pandemia sería "empatía" . "Cuando las cosas se complican, lo mejor que podemos activar en nuestro interior es la fibra más íntima de la solidaridad, la cooperación y el cuidado mutuo", asegura Federico. Él fue uno de lectores de LA NACION que compartió su testimonio en una nota colaborativa acerca de las enseñanzas que les dejó el difícil contexto actual .

Primero, los chicos y las chicas comenzaron juntando donaciones -desde ropa hasta elementos de higiene personal y limpieza- que fueron entregadas a Cáritas de la provincia. Pero luego surgió la otra pata del proyecto, que poco a poco comenzó a ganar más fuerza: el desarrollo de micros radiales educativos para llegar a las zonas fronterizas de la provincia, donde la señal de Internet y los datos móviles son nulos o escasos . "A los estudiantes les surgió la necesidad de compartir sus aprendizajes con quienes viven en lugares alejadas donde lo único que llega es la radio. Ellos hacen investigaciones sobre distintas temáticas, de modo que no solo comparten sus conocimientos sino que, al mismo tiempo, están estudiando y aprendiendo", cuenta Federico.

Los estudiantes iniciaron una campaña de donaciones para ayudar a aquellas familias que se encuentran en situación de mayor vulnerabilidad
Los estudiantes iniciaron una campaña de donaciones para ayudar a aquellas familias que se encuentran en situación de mayor vulnerabilidad

¿Cómo se implementan los micros? Desde sus casas, los jóvenes graban audios de entre cinco y diez minutos de duración sobre temas vinculadas a la ciencia, la tecnología, el arte o la música, entre otros, a los que se suman, además, la mirada de profesionales como médicos, nutricionistas o psicólogos. Los chicos los envían a su profesor y él se ocupa de editarlos, sumarles una introducción y un cierre, y compartirlos con las radios de departamentos de frontera como la estación Norte de Jáchal, Roca de Calingasta, Sol de Valle Fértil y La Cumbre de Iglesias, que los pasan entre una y dos veces por día con un muy buen impacto en su audiencia.

De la iniciativa participan estudiantes de los colegios secundarios Capitán de Fragata Carlos María Moyano, Ingeniero Enrique Mosconi, Carlos Pellegrini, Jorge Washington, José María Torr y el colegio provincial Concepción. "El objetivo de los micros es presentarles a los estudiantes caminos de resiliencia para resignificar el aislamiento social que están viviendo, y que puedan hacerlo a través de un compromiso solidario y desarrollando todo tipo de habilidades", resume Federico.

Federico en una de las clases virtuales con sus alumnos
Federico en una de las clases virtuales con sus alumnos

Todos los días, a las 18, él y sus estudiantes tienen una clase mediante una plataforma virtual donde intercambian ideas y refuerzan lo conversado por WhatsApp. "Como soy profesor de filosofía, los audios que hablan sobre contenidos de matemática o geografía, por ejemplo, los comparto con el resto de los docentes para que hagan una devolución y los alumnos incorporan las correcciones", detalla el profesor. Los micros terminan con un "desafío" en el cual se invita a la audiencia a poner en práctica, con alguna actividad, lo aprendido ese día.

Los aprendizajes en la práctica

El día que en el grupo de WhatsApp tomó fuerza la idea de crear micros educativos, el primer audio que le llegó a Federico de un estudiante que estaba dispuesto a participar, fue el de Jeremías Guevara, que tiene 17 años y va a la escuela Ingeniero Mosconi. "El propósito es dejar un mensaje, ayudar e informar. Yo hice uno sobre los terremotos porque me encantan estos temas y estamos en una provincia sísmica, donde necesitamos información sobre qué hay que hacer antes y durante un sismo", sostiene Jeremías.

Jeremías Guevara, de 17 años, durante la grabación de uno de los micro radiales
Jeremías Guevara, de 17 años, durante la grabación de uno de los micro radiales

Además, cuenta que hizo una colecta de ropa con su familia y donó por primera vez en su vida gracias al proyecto."Nunca fui un chico que tuvo las mejores notas, pero siempre me gustó mucho participar: soy dedicado y con ganas de aprender. Este proyecto me hace sentir muy bien, que estoy haciendo algo bueno, ayudando a los que más lo necesitan y menos tienen", agrega Jeremías.

La idea de trabajar uniendo estudiantes de diferentes escuelas de su provincia, surgió en Federico hace un par de años atrás, cuando creó el proyecto "Enlazando ideas para construir futuro", del cual forma parte la iniciativa actual "Distanciados pero unidos y solidarios". "Todos los años tenemos presente hacer algo para identificar la promoción y que quede un registro positivo. Ni bien arrancó este año, tuvimos que recalcular por la pandemia", explica el profesor.

Sobre los micros, señala que tienen una "doble vertiente positiva". Por un lado, se invita a los alumnos de 6º año a estudiar y profundizar temas, poniendo en juego habilidades de comunicación entre otras herramientas; por el otro, lo hacen llegar a un público variado. "La consigna es que el contenido sea asequible , tanto para niños, jóvenes y adultos", advierte Federico. Educación para la salud, inteligencia emocional, mitos y leyendas, cómo reciclar, son solamente algunos ejemplos de las temáticas que se tratan. Si bien es una actividad extracurricular, el profesor señala que se ponen en práctica competencias y contenidos previstos dentro de la currícula.

Respecto a la realidad de sus alumnos, Federico explica que muchos de los chicos y las chicas pertenecen a familias "que tienen todo tipo de necesidades". " Muchos trabajan . Hay padres que se vieron jaqueados por la pandemia, sobre todo al principio, cuando la cuarentena en la provincia estaban muy estricta. Algunos viven en zonas rurales y sus padres trabajan en la cosecha, otros en la albañilería. Tuve alumnos que trabajaban en aserraderos para ayudar a sus familias", cuenta el profesor.

Está convencido de que cuando a los jóvenes "se les da cancha y oportunidades, toman vuelo". Lo emociona ver la iniciativa y capacidad de liderazgo en sus estudiantes y "cómo se ponen al hombro sus comunidades". "Para mí, enseñar sin valores es como no enseñar", concluye Federico.

Más información

Quienes deseen conocer más sobre el proyecto "Distanciados pero unidos y solidarios", pueden contactarse con el profesor Federico Cánovas escribiendo a federicocanovas05@gmail.com

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.