Viejos, pioneros y felices: la vida se disfruta más en un "edificio-cooperativa"