Margarita Barrientos: presentan un pedido de informe por la falta de ayuda a sus comedores

Fuente: Archivo
Lorena Oliva
(0)
21 de julio de 2020  • 19:57

El diputado nacional de Juntos por el Cambio Waldo Wolff presentó esta tarde un pedido de informes para que el Poder Ejecutivo detalle de qué manera y en qué montos se distribuye la ayuda económica que se les otorga a los comedores populares.

El requerimiento surge luego de que LA NACION publicara, el domingo último, una entrevista exclusiva con Margarita Barrientos, referente social que encabeza la Fundación Los Piletones. Allí sostiene, entre otras cosas, que le cuesta mucho recibir algún tipo de soporte estatal para la obra que realiza. "A lo mejor porque a mí me consideran una aliada de Mauricio [Macri], la ayuda no me llega. No lo sé. Pero en ese caso no tendría nada que ver la gente", expresó.

El pedido de informes presentado por Wolff cuenta con la adhesión de los diputados Jorge Enríquez, Carmen Polledo, Dina Rezinovsky y Pablo Torello. En los fundamentos del escrito presentado, los legisladores solicitan información acerca de la existencia de algún tipo de reducción o limitación de ayuda en función de las opiniones o actividades políticas o sociales -o de su mayor o menor cercanía con el Gobierno- de los titulares de los comedores.

El documento advierte que, de ser cierto, eso demostraría una "inaceptable discriminación" en la asignación de partidas presupuestarias de ayuda y significaría la violación del principio de igualdad. "Generalmente no contestan este tipo de requerimientos. Pero yo hago lo máximo que puedo y mis herramientas son estas. Mi objetivo es que esto se visibilice. Defender la transparencia del Estado y luchar contra el usufructo partidario de las partidas", explicó Wolff, al ser consultado por LA NACION. "Me gustaría saber quién decide cuánto se les da y a que destinatarios de acción social -agregó-. ¿Es en función de cantidades, de zonas geográficas, de cifras sobre mortalidad infantil?".

En la entrevista, Barrientos puntualizó qué tipo de ayuda estatal recibe su fundación. "Del comedor de Cañuelas empezamos a recibir asistencia cuando empezó la pandemia. Ahí se acercaron el municipio y Gendarmería. Del gobierno de la Ciudad recibo un subsidio dos veces al año y del Gobierno nacional recibo un subsidio por Añatuya una vez en el año porque nosotros presentamos un proyecto para que la gente aquí tenga un sueldo", explicó.

"Diez o quince cartas"

Asimismo, la referente expresó que, con la prolongación de la cuarentena, sus comedores reciben a mucha más gente, que la ayuda de los privados se redujo un 90% y que, desde que comenzó la pandemia, sólo obtuvo ayuda del Ministerio de Desarrollo Social en dos oportunidades.

"En febrero pasado lo fui a ver al ministro [Daniel] Arroyo. Me dijo que no iba a haber ningún problema con que yo siguiera recibiendo ayuda del Estado y que me comunicara directamente con él ante cualquier necesidad. Como tengo 23 años de experiencia, yo siempre mando cartas. En esta nueva gestión debo haber mandado diez o quince cartas, pidiendo alimentos más que nada, también algunas chapas y colchones. Tengo fotocopias de todo lo que mandé", recordó Barrientos, en un nuevo diálogo con LA NACION.

La líder de Los Piletones agregó que ayer recibió un mensaje del Ministerio de Desarrollo Social informando que, en el transcurso de esta semana, su fundación recibiría dos camiones con alimentos. Y también brindó detalles sobre la ayuda recibida en las dos oportunidades anteriores.

"A fines de marzo nos mandaron 6000 kilos de fideos tirabuzones, 500 kilos de harina y algo más que ahora no recuerdo. El fideo tirabuzón es complicado de cocinar en cantidad porque se quiebra todo, así que lo repartimos entre la gente", especificó.

El segundo envío, aseguró, fue hace un mes y medio. "Me mandaron 2000 latas de caballa al agua, 500 kilos de harina, 300 de yerba, 12 cajas de aceite y 250 kilos de azúcar. También me mandaron polvo de hornear, que no sé muy bien cómo se usa, en qué proporciones. Y si no sé yo, la gente menos", agregó.

Barrientos dijo que la ayuda social era más fluida con el gobierno anterior. Y que, más allá de su afinidad con la cúpula de Cambiemos, también entonces enviaba cartas para solicitar cualquier tipo de ayuda. "A veces podía llegar a demorarse un poco, pero siempre llegaba. A la gente de Desarrollo Social yo la conocía, porque formaban parte del equipo desde antes", recordó.

La notable diferencia entre una gestión y otra le genera impotencia. "Me da mucha tristeza, aquí no se trata de mí sino de muchísima gente que vive aquí y sufre necesidades", dijo.

La referente afirmó que, hasta el momento, ha sido nula la asistencia ofrecida por el gobierno de Santiago del Estero o por el municipio de Añatuya. "Acá hay muchas calles de tierra. Cuando llueve no se puede llegar a la Fundación -sostuvo-. Cuando le pedimos al intendente que nos arreglara la calle, nos mandó a decir que lo hacía si nosotros comprábamos el ripio".

Por su parte, Wolff destaó la figura de Barrientos así como la de tantos referentes de comedores comunitarios que hoy cumplen una función fundamental. "Hoy está lleno de Margaritas Barrientos. No la defiendo porque tuvo afinidad con mi partido. Sino porque creo que es importante que el Gobierno explique en qué se basa para la distribución de fondos", aclaró.

Acto seguido, destacó que este contexto de pandemia obstaculiza cualquier intento de control. "¿Por qué nos oponemos a las emergencias? Porque logran que, por un tiempo determinado, se salteen los procesos de transparencia. Ante un terremoto, tiene lógica que no puedas llamar a una licitación para comprar cuchetas. Pero este gobierno te plantea emergencias eternas, durante las cuales tienen discrecionalidad absoluta para el manejo de fondos y se hace imposible controlar porque no llaman a licitación. Esto recién lo va a controlar la AGN cuando termine este gobierno", concluyó.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.