Con sello personal

La subasta de Arroyo incluye una obra de Gramajo Gutiérrez de calidad excepcional.
(0)
29 de octubre de 2000  

El bautismo ( la fiesta ), una obra de Alfredo Gramajo Gutiérrez fechada en 1924, es la pieza más importante de la subasta organizada por Arroyo, según una modalidad que ha logrado conquistar una franja del mercado. Los titulares de la casa, Augusto Mengelle y Manuel Ramón, que combinan su amor por el arte con el conocimiento del circuito financiero, decidieron hace un tiempo incursionar en el mundo de las subastas, sumando un servicio más a la galería que dirigen, decididos a potenciar lo que ellos llaman "su gusto personal" en la selección de obras, que en esta oportunidad suma un centenar. De parejo nivel, salvo el mencionado trabajo de Gramajo Gutiérrez, no hay cuadros valuados con grandes precios, los valores oscilan de 200 a los 25.000 pesos, cifra esta última en la que fue estimada una obra temprana de Antonio Berni. Del maestro rosarino, cuya obra ganó notoriedad en los últimos años en las subastas neoyorquinas tras el recordado récord de Ramona Espera, se incluyen en la subasta dos gofrados de la serie de Ramona. Pinturas de Russo, Alonso, Guttero, Vaz, Jarry Presas, Daneriu, Tiglio serán ofrecidas al mejor postor el jueves próximo, a las 19.

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.