Más de 10.000 personas en un megafestival. Dublín festeja los cien años de una novela que renovó la literatura