San Martín, monumental: las historias más curiosas, del yeso al bronce