Una intoxicación alimentaria obligó a la suspensión del encuentro San Lorenzo-Gimansia de Comodoro