Cóceres largó con buen pie

Hizo 66 golpes y está quinto; el australiano Peter Lonard marcó el récord, con 62.
(0)
24 de marzo de 2000  

RIO DE JANEIRO.- El golpe de partida del Abierto de los 500 años, la primera cita del Tour Europeo en tierra sudamericana, mostró una combinación que promete un desarrollo atractivo para el resto del recorrido. Una cancha corta y accesible, que invita a un juego agresivo pero tiene reservadas algunas sorpresas; un clima húmedo y agobiante (ayer alcanzó los 34º), sobre todo para los europeos, con mucha influencia sobre el físico y la concentración, y scores muy bajos en la primera vuelta, algo que obligará a todos a jugar con agresividad para mantenerse cerca de la punta.

Esos ingredientes fueron protagonistas de los primeros 18 hoyos y seguramente lo seguirán siendo hasta el final. En ese contexto, el experimentado australiano Peter Lonard se movió a la perfección. Tanto que marcó el nuevo récord del campo del Itanhangá Golf Club, con 62 golpes (-10), gracias a un recorrido brillante que mostró seis birdies y dos águilas. José Cóceres encabeza por ahora la numerosa legión argentina. El chaqueño está en su mejor momento: tiene confianza y seguridad en su juego y lo siguió demostrando con los 66 golpes de ayer. Aprovechó las características del campo, que exigen acertar los fairways para llegar con un tiro más cómodo al green y consiguió siete birdies (1, 5, 6, 10, 15 y 16); su único tropiezo fue en el 14. Jorge Berendt también tuvo un buen día. Arrancó con 67 golpes y un recorrido sin errores. Sus cinco birdies aparecieron en los hoyos 3, 4, 5, 7 y 15.

Los cordobeses hicieron un golpe más (68) y conservan intactas sus ganas de luchar arriba. Eduardo Romero tuvo un buen final, con birdies en el 11, 13 y 18 (salió por el hoyo 10), pero su regreso fue más irregular, con tres birdies (2, 3 y 5) y dos bogeys (1 y 8). Angel Cabrera (hoyo 10) aprovechó su potencia en esta cancha corta y bajó el par en tres de los cinco par 5 de la cancha (11, 16 y 5); además, hizo birdies en el 17, 1 y 9, y tres bogeys en el 2, 3 y 8.

Salvo Ricardo González, que tradujo su cansancio acumulado en una vuelta de 77 golpes, el resto de los argentinos tuvo un desempeño para esperar con confianza los próximos pasos: Rodolfo González hizo 69 y Gustavo Rojas, 71, y entre los debutantes se destacaron Daniel Vancsik (68), Walter Miranda (70), Raúl Pérez (72) y Rafael Gómez (72).

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?