Esta vez fue Ellerstina el que sufrió el talento de Cambiaso

El delantero -jugó en un gran nivel- convirtió 11 goles en la victoria por 17-11 de La Dolfina, que es finalista
Carlos Beer
(0)
30 de octubre de 2000  

H abía dicho Adolfo Cambiaso antes de este encuentro: "No sé lo que voy a sentir; durante el partido lo sabré". Enfrente de él iban a estar Gonzalo Pieres, su creador, si se permite la figura, y esa camiseta azul y blanca con la que pasó de ser un gran proyecto al mejor jugador del mundo. Nada fácil, por cierto... Y desde afuera se notó que Cambiaso vivió con gran intensidad este triunfo de La Dolfina por 17 a 11 ante Ellerstina, para convertirse en el segundo finalista del 107º Abierto de Hurlingham.

¿Qué le pasó a Adolfito en la cancha? Todo. Tal como es su costumbre, fue el eje de su conjunto y del partido. Anotó la misma cantidad de goles que el equipo rival. Pero más allá de esto, en el comienzo tan desordenado que tuvo Ellerstina, mucho tuvo que ver su presencia, pues parecía que su figura amedrentaba a los jóvenes integrantes del team rival. Por ejemplo: en la primera mitad, Ellerstina, extrañamente, tuvo varias salidas del fondo sin poder pasar la mitad de la cancha y varias desconcentraciones llamativas en la marca. ¿Errores propios? Sí. ¿Nerviosismo por el tamaño y el nombre del oponente? También.

Si se tomase el dominio de la bocha por cotejo de los ocho jugadores, nadie duda de que Adolfito sería el polista argentino que más toca la bocha en un partido. Y eso que juega de delantero. Ayer, ese protagonismo resultó mayor aún, sobre todo en la primera parte. La bocha parecía tener un imán que lo buscaba en forma constante. Hizo goles memorables -como siempre-, pero alternó más que otras veces esa doble función de 1 y 3 que tan bien sabe hacer. Ese movimiento continuo descolocó a Ellerstina, que le perdía la marca a él y a los otros hombres de La Dolfina.

Siguiendo con esta tarde a todo Cambiaso, tanto sintió el partido en sus venas que, además de ser la figura excluyente, cometió una falta grave según la estricta letra del reglamento. Se trató de un penal 1 (gol para el rival y throw-in a metros de los mimbres sin cambiar de arco) por una infracción contra Fabio Diniz. Fue un tacazo alto del número 1 de La Dolfina que impactó en la espalda del brasileño, después del pitazo de los referís, que ya habían sancionado una falta anterior. En la cancha, Cambiaso argumentaba a los jueces que había intentado trabar el taco de su rival y que no tuvo intención, pese a lo cual su equipo recibió la mencionada sanción.

Más allá de Cambiaso y su tarde está La Dolfina. Con el correr de los partidos, algunas dudas originadas a principios de la temporada se van despejando. Ayer volvieron a confirmar dos temas centrales en un equipo de polo. El principal es su caballada: va quedando evidenciado que tiene un nivel de primera línea, para pelearle a cualquiera palmo a palmo durante los ocho chukkers.

El segundo ítem es el del funcionamiento colectivo. Quedó dicho que con Cambiaso en un equipo es lógico que éste dependa mucho de lo que la estrella haga en el campo. Sin embargo, como ocurrió en sus épocas doradas con Ellerstina, en su nuevo conjunto Adolfito encuentra el respaldo necesario para hacer su juego. Ayer se notó, y mucho. Y La Dolfina, en una tarde emotivamente especial, pudo dar otro paso en calidad y en resultado.

La final no tiene fecha

La final del Abierto de Hurlingham entre Indios Chapaleufú y La Dolfina no tiene día de juego definido. Hoy habrá una reunión de representantes del club con dirigentes de la AAP en la cual se resolvería la fecha. Las opciones son que se juegue el miércoles o el jueves, o que se realice el sábado. En el primer caso, el fixture de Palermo no sufriría modificaciones. Si va el jueves, Chapaleufú II debutaría en Palermo el domingo ante Cuatro Vientos. Si va el sábado, se reprogramaría el inicio del Argentino, y los días de juego serían domingo y martes.

Las tres posturas son claras: el club quiere jugar el sábado, la AAP dificilmente ceda esa fecha -"si debe jugarse el martes y llueve el lunes, traería muchos inconvenientes", esgrimen- y los jugadores de ambos equipos manifestaron su deseo de jugar en mitad de semana antes que el sábado venidero.

La Copa Drysdale. Cuatro Vientos (Arelauquen) derrotó a El El Paraíso (Budweiser) por 11 a 9 en la segunda semifinal de la Copa Drysdale, y enfrentará por el título a Coronel Suárez. La sínstesis: Cuatro Vientos (Arelauquen): Javier Tanoira, 7; Benjamín Araya, 8;Francisco Bensadón, 7, y Alejandro Agote, 8. Total, 30.

El Paraíso (Budweiser): Pablo MacDonough, 6; Lucas Criado, 8; Tomás Fernández Llorente, 9, y Matías MacDonough, 9. Total, 32.

Progresión: Cuatro Vientos, 3-1, 6-2, 8-3, 8-5, 10-8 y 11-9.

Los goles. Para Cuatro Vientos, J. Tanoira, 3; B. Araya, 3, y F. Bensadón, 5 (cuatro de penal). Para El Paraíso: L. Criado, 2; T. Fernández Llorente, 2, y M. MacDonough, 5 (cuatro de penal).

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.