En el final se hizo la luz para Estudiantes

Después del apagón, el equipo platense venció a Independiente 1 a 0
(0)
1 de diciembre de 2001  

LA PLATA.- Después de un comienzo con demora a raíz de un apagón en una de las torres de iluminación, Estudiantes encontró en los descuidos de Independiente la manera para quedarse con la victoria por 1 a 0.

Se jugó a un ritmo vertiginoso, que por momentos resultó agradable. Los espectadores, que en penumbras esperaron 45 minutos para que el partido se pusiese en marcha, brindaron por ello y se ilusionaron con un encuentro entrenido. Al principio Estudiantes se mostró cauteloso, con Ernesto Farías como único delantero, pero luego modificó su actitud y le transmitió la cautela a su rival.

Independiente arrancó con vuelo, sobretodo por el sector derecho gracias a las proyecciones de Juan Carlos Ramírez, para plantarse en el campo rival; y a ello le agregó algunas individualidades de Galván.

Estudiantes opuso resistencia a partir de la firmeza de Pablo Quatrocchi, tanto para ser la base de la defensa como el empuje para llevar al equipo sobre el arco de Independiente. Fue Quatrocchi el que dos veces casi abre el marcador en favor del conjunto platense: a los 5, con un remate franco en el área que se fue desviado, y a los 22, con un cabezazo que astilló el travesaño.

Dejándose llevar por el impuso de sus delanteros, Independiente ganó protagonismo. Sin demasiadas luminarias como para superar el vallado de piernas que propuso Estudiantes en el fondo, la fuerza de Vuoso y los espacios que generó Forlán permitieron al conjunto de Avellaneda generar situaciones de gol. En el primer tiempo, tras un error en una salida de Misetich, Vuoso estuvo cerca de poner a su equipo en ventaja.

Con Alejandro Osorio como encargado de manejar los hilos del equipo, Estudiantes ganó la pulseada en la mitad de la cancha. Al esfuerzo del medio campo se sumó el lateral Federico Bergara, que no sólo neutralizó a Quiñazú sino que también ganó por sorpresa sobre las espaldas de sus marcadores. Un remate suyo a los 26 del segundo tiempo exigió a Rocha.

Tras otra interrupción por agresión sobre uno de los asistentes (le arrojaron mayonesa), en el final Colotto, sobre la línea le frustró el gol a Silvera. Independiente lo lamentó, porque a los 48 minutos, Ezequiel Maggiolo encontró sin marca en el área la luz que tanto necesita Estudiantes para salir de la oscuridad. El futuro de Independiente sigue entre sombras en el torneo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.