Independiente sufrió un nuevo golpe con la agresión a Javier Cantero