Si pega en el palo y sale: la lógica de no ir al Mundial