Una tarde diferente en River

Se siguieron paso a paso los sucesos
(0)
21 de diciembre de 2001  

En Núñez tampoco fue un día más. Paso a paso, el plantel vivió la dura realidad que azotaba al país con la misma angustia que cualquier ciudadano. Sin embargo, eludir el entrenamiento, pactado para las 18, era inevitable, porque hasta ese entonces se desconocía la postergación de la última jornada del Apertura.

A las 18.10, cuando por los altavoces las autoridades comunicaron a los socios que el club cesaba sus actividades "por razones de dominio público", los jugadores olfatearon algo raro y, muy preocupados, todos cruzaron sus miradas.

Inesperadamente, la práctica de fútbol, realizada en el estadio Monumental, fue a puertas abiertas, porque se sabe que Ramón Díaz es muy celoso de estas cosas. Y por el periodismo, el DT se enteró de que no habría fútbol el fin de semana. El Pelado, en una de sus clásicas salidas ante los periodistas, dijo: "Por qué no van a Plaza de Mayo"; y de inmediato llamó al coordinador, Luis Wilson, que confirmó la noticia.

A las 18.42, a la vez que se conocía la renuncia del presidente Fernando De la Rúa, Ramón le daba indicaciones al equipo titular -se impuso 4 a 2 a los suplentes- y la CD hacía su primera reunión desde que asumió el nuevo presidente José María Aguilar.

Tras la práctica, los jugadores se refirieron informalmente de la crisis, mostraron su preocupación y se olvidaron de la pelota. "Hoy no hablo muchachos. Lo único que vale es lo que se vio hoy -por ayer- por televisión", sostuvo Díaz. El colombiano Mario Yepes ofreció su análisis como extranjero. "Yo sufro igual que ustedes porque vivo aquí y tengo los mismos problemas que los argentinos. Esperemos que todo se solucione pronto".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.