Camino a 2016. Entre Havelange y el golf