Hiddink, el hombre récord

(0)
22 de junio de 2002  • 08:55

GWANGJU, (De nuestros enviados especiales).– Con la victoria por penales de Corea sobre España, el holandés Guus Hiddink entró en la historia de los mundiales al transformarse en el primer entrenador que llegó a las semifinales con dos seleccionados distintos. En 1998, en la Copa del Mundo de Francia, accedió a dicha instancia con Holanda, después de eliminar a la Argentina en los cuartos de final.

“No puedo describir cómo me siento en este momento. Estoy muy feliz por los muchachos, porque considero que esto es un sueño hecho realidad”, señaló Hiddink apenas terminó el match con España.

Sobre lo que vendrá (Corea jugará las semifinales con Alemania), el entrenador comentó: “Creo que hay más sueños por delante, pero primero beberé una copita de champagne y luego comenzaremos a prepararnos para el próximo partido. Hoy es tiempo de disfrutar; mañana será otro día”. Con respecto a la sorprendente actuación coreana, que nunca había ganado un partido mundialista (antes de hacerlo en este torneo), Hiddink agregó: “La campaña de Corea es fenomenal, es algo inconcebible, que no tiene límites”.

Por último, el técnico se refirió al desarrollo del encuentro: “Fue un partido bastante equilibrado, con mucho trabajo en las zonas defensivas. Cada uno tuvo sus oportunidades y nosotros tuvimos más suerte en los penales”.

“Entramos en la historia”

Una vez más, los grandes protagonistas en un partido de esta Copa del Mundo no fueron los jugadores, sino el árbitro y sus asistentes. Poco les importó a los surcoreanos cómo llegó el triunfo. Lo cierto es que en la historia quedará escrito que Corea venció por penales a España, por los cuartos de final, y se convirtió en el primer seleccionado asiático en alcanzar las semifinales de un Mundial.

“Hoy entramos en la historia. Ningún equipo de nuestro continente llegó tan lejos como nosotros (Corea del Norte alcanzó los cuartos de final en 1966). Ahora espero que nos clasifiquemos para la final y la ganemos, así la felicidad será completa”, dijo Jung Hwan Ahn, una de las figuras del equipo rojo.

Corea del Sur es la décima selección anfitriona que accede a la semifinal de un Mundial, al margen del torneo de 1950, en el que se disputó una rueda final con cuatro equipos (Uruguay, Brasil, España y Suecia). Y el próximo miércoles, en Seúl, ante Alemania, puede convertirse en el séptimo organizador que llega a una final.

“Los alemanes demostraron ser un equipo muy duro. Hicieron muchos goles y sólo le convirtieron uno. Será un partido muy difícil, pero si le ganamos a Portugal, a Italia y a España, no veo por qué no podemos vencer a Alemania”, comentó el capitán Myung Bo Hong.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?