La Mole busca una jubilación decorosa

Osvaldo Príncipi
(0)
28 de junio de 2014  

El cordobés Fabio "La Mole" Moli tiene 45 años de edad. Ya no exhibe el pantalón blanco del campeón argentino de los pesados, pero sigue conservando un magnetismo especial con el ámbito mediático que lo consume tal como se presente; desde sus polémicos monólogos en los teatros de Villa Carlos Paz, sus reapariciones boxísticas cargadas de tensión o en el alto voltaje que afronta en todo tipo de shows.

Moli es un personaje pintoresco, que convive con el mundillo del boxeo profesional con mucha picardía, desde 1997 hasta hoy. Parece ideado por el humorista chaqueño Luis Landriscina, animando sus célebres narraciones campestres, con la astucia chacarera que abarcaron las alternativas más polémicas y controvertidas que se vivieron en la rica historia del título nacional de los completos; desde terminar a patadas una pelea o aprovechar los descuidos del oponente para castigarlo caído y en la lona, ocasionando distintos escándalos.

Acaba de purgar su última suspensión, por su indisciplina expuesta arriba y abajo del ring, tras ser descalificado frente a Matías Vidondo, el 30 de agosto pasado, y quiere ahora, limpio de "antecedentes", volver a escena para protagonizar nuevos capítulos pugilísticos y jubilarse de la profesión de boxeador con hidalguía.

El gigante de Villa del Rosario desempolvará su licencia profesional N° 20952259 y volverá al cuadrilátero el 11 de julio, en Bahía Blanca, ante Miguel Morales, con el propósito de ganar y ponerse a punto para cerrar su ciclo de boxeador frente al ex campeón mundial Marcelo Domínguez, quien volvió al ruedo para consolidar los deseos de la Mole y dar vida a un jugoso desafío.

El boxeo profesional protegió mucho más a los personajes que a los talentos en los últimos 25 años. Y Moli fue uno de los beneficiados en esta ley de juego. Intentó llegar hasta donde pudo y llegó bastante lejos. Hizo mucho más de lo previsible. Su vida representó la sinopsis de un habitante del campo argentino, al que no le pesó jamás el tono de las alpargatas, las bombachas batarazas o la boina del peón. Enfrentó a sus rivales en el ring tal si fueran novillos en una yerra y aplicó, muchas veces, esas reglas de competencias rurales que causaron estupor, asombro e indignación.

Ansía sus últimas dos peleas. Sobre todo, la cuarta con Marcelo Domínguez. Ambiciona jubilarse como se debe; con el respeto y el brío que requiere la campaña de alguien que, como él, tuvo alguna vez el cinturón albiceleste de campeón nacional de boxeo.

Terrence crawford vs. yuriorkis gamboa

12 rounds, título mundial liviano (OMB). Hoy, en Omaha, a la medianoche, sin TV. Gran pelea entre dos invictos. El cubano Gamboa buscará ganar su tercer mundial absoluto

Dahiana santana vs. francia bravo

10 rounds, título mundial pluma interino (AMB). Hoy, en Santo Domingo, a las 23, sin TV. La dominicana Santana, que venció a la chubutense López en 2013, busca despegar en la AMB.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.