Las Leonas quieren dar el zarpazo y van por el título

Desde las 9, definirán con Holanda, su único verdugo en el torneo; transmite TyC Sports
Desde las 9, definirán con Holanda, su único verdugo en el torneo; transmite TyC Sports
(0)
26 de agosto de 2001  

Disputar una final siempre genera una adrenalina especial. Esa sensación de estar a un paso de ser el mejor, de lograr la cima en el certamen, de ser campeón. Como en los Juegos Olímpicos hace poco menos de un año, l as chicas del seleccionado argentino de hockey sobre césped vuelven hoy a afrontar esa experiencia. Esta vez será en el Wagener Stadium, en Amstelveen, donde se medirán con Holanda, a las 9 de nuestro país (transmite en directo TyC Sports), por la final del 9° Champions Trophy . Las Leonas vuelven a tener la gloria al alcance de la mano. Sólo resta que puedan aferrarse a ella.

"Tenemos ganas de que sea el partido ya mismo -aclaró Cecilia Rognoni en una comunicación telefónica con LA NACION desde el hotel Tulip Inn-; estamos muy cansadas y con ganas de volver."

El Champions Trophy se disputa anualmente y es el tercero en importancia en el calendario del hockey sobre césped, luego de la Copa del Mundo y los Juegos Olímpicos. Hasta ahora, la Argentina obtuvo cuatro victorias: ante China por 2 a 0; Australia, por 2 a 1; España, por 2 a 0 y Nueva Zelanda, por 3 a 0, y sólo una derrota, justamente ante Holanda por 2 a 1, el único invicto.

"Hoy (por ayer) -continuó la defensora de Ciudad de Buenos Aires- estuvimos viendo el video del partido que jugamos contra ellas y nos dimos cuenta de que hicimos las cosas muy mal. Es un equipo que juega bastante parecido a nosotras. A Australia le hicimos casi el mismo planteo. Nos fijamos en los bloqueos que hacen, en cómo cerrarles la salida. Los cortos son el fuerte de ellas y estuvimos estudiando las variantes que tienen."

Claro que los córners cortos también son la especialidad argentina, ya que por esa vía consiguieron los 10 goles que marcaron en el torneo.

¿Las horas previas? "Tuvimos un día tranquilo. Nos levantamos, trotamos un rato, almorzamos y contamos con dos horas libres. La mayoría se quedó en el hotel porque hace muchísimo calor. Después intentamos dormir una siesta, pero como no hay aire acondicionado y los ventiladores no alcanzan, se hizo difícil", explicó Rognoni.

Las Leonas están viviendo sus últimos días en Holanda y, en medio del cansancio y la nostalgia lógica de estar hace casi un mes lejos de los afectos, disfrutan del momento y ponen el mayor rigor posible en las acciones del último paso. No quieren equivocarse. Otra vez están cerca de un título mundial y se muestran decididas a no dejarlo pasar.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.