Los Espartanos, los rugbiers de la cárcel, ya tienen su propio libro