La Dolfina: "Queremos sacarnos la espina de esa última final"

La final del Abierto de Palermo ante Ellerstina se juega hoy a las 16.30; transmite ESPN
Xavier Prieto Astigarraga
(0)
10 de diciembre de 2016  

La Dolfina va por su cuarto título seguido
La Dolfina va por su cuarto título seguido Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro Alfieri

Se cargan entre sí. Responden con bromas. Vienen de una práctica a pleno sol en una mañana calurosa en Cañuelas. Están ante el partido más grande del mundo, la final del Argentino Abierto, pero ya jugaron tantos que los nervios bajan. Las ganas no, aseguran. Lo que cambió drásticamente es la presión: un año atrás, La Dolfina buscaba el récord de una tercera Triple Corona seguida y lo carcomía la historia al alcance de la mano; ahora, sin plusmarcas a la vista, sin tanta estadística por defender tras la caída contra el propio Ellerstina hace un mes en la definición de Hurlingham, todo es motivación, esperanza y alegría para Adolfo Cambiaso , David Stirling , Pablo Mac Donough y Juan Martín Nero .

–¿Cómo están?

Cambiaso: –Yo, contento de estar en una nueva final, y motivado después de perder Hurlingham. Siempre se aprende de los errores.

–¿Cuáles fueron esos errores?

Cambiaso: –Que nos hicieran cuatro goles en tres minutos, cuando en siete chukkers nos habían hecho seis. Ahí estuvo el error. Nos faltó concentración. Y cerrar el partido.

–A esta altura del año pasado sentían presión como nunca. ¿Cómo es la sensación ahora?

Nero: –Este año no la sentimos. La presión por el invicto, por una cuarta Triple Corona, se acabó en Hurlingham. Ahora queremos ganar Palermo. Y queremos sacarnos la espina de esa última final.

–Si pudieran cambiar el resultado de Hurlingham, ¿lo harían, aunque implicara presión por esa cuarta Triple Corona en fila?

Nero: –Ni hablar. Habría sido espectacular llegar acá sin perder. Se nos escapó ese partido más por culpa nuestra que por otra cosa.

–Tratándose de su enésima final en Palermo, ¿no pierden el hambre?

Mac Donough: –Por sí solo Palermo hace que no haga falta motivarse. Éste es el partido que todos quieren jugar. Lo que pasó hasta ahora no importa.

–¿Vino bien la semifinal “fácil” [27-4 a Cría Yatay] o habrían preferido una apretada?

Stirling: –No se exigió tanto a los caballos, lo cual puede ser una contra, pero jugamos concentrados los ocho chukkers, hicimos buen polo.

–A diferencia del otro partido contra Cría Yatay, en la semifinal jugaron a fondo hasta el cierre. ¿Por caballos? ¿Por concentración?

Cambiaso: –Tiene nombre esa respuesta: “Milo Fernández Araujo”. Ésa es la contestación.

–Y el DT sonríe acá, así que avala eso...

Cambiaso: –Ja ja... ¡Ahí tenés la respuesta!

–En el torneo nunca ganaron por menos de 10 goles. ¿Eso es malo sólo para el espectáculo? ¿O para ustedes también, porque les serviría jugar partidos más equilibrados?

Cambiaso: –En el espectáculo nosotros no podemos fijarnos, lamentablemente. Nosotros tenemos que hacer nuestro trabajo. Siempre es bueno para el espectador un partido parejo, pero para nosotros, mejor que sea tranquilo. Jugamos muy, muy bien la semifinal. Eso está bueno.

–¿Les modifica algo a ustedes que Ellerstina haya cambiado posiciones tácticas este año?

Cambiaso: –Cambia todos los años, así que... Desde hace tres años viene cambiando. Nosotros tenemos que adaptarnos a todas las circunstancias. Y tenemos un sistema, no importa quién sea el rival ni en qué posiciones jueguen.

–¿Se adaptan al contrario o hacen su juego?

Cambiaso: –Y... las dos cosas. Nos adaptamos y mantenemos nuestro sistema, hacemos nuestro juego. Así podemos ajustar en cada chukker lo que queremos. Ellos tienen que buscar la mejor fórmula para ellos; nosotros tenemos la nuestra.

–¿Creen que va a llenarse Palermo, considerando que hubo poco público hasta ahora?

Cambiaso: –Es que hay partidos que no interesan tanto. No vi cómo estuvo Ellerstina-Alegría.

–Parecido a la semifinal de ustedes.

Cambiaso: –Ah, entonces quizás no haya tanto.

Stirling: –A la final tendrían que ir. Si ya no van a la final, es un desastre. Hubo muy poca gente en todos los partidos, y es llamativo.

–¿A qué lo adjudican?

Mac Donough: –A que con este formato no todos los partidos son a fondo, y evidentemente hay una falla en la difusión del torneo. Las entradas deben ser más accesibles o gratis... Hay que hacer cualquier cosa para llenar Palermo y que cuando la televisión filme hacia Dorrego aparezcan tribunas llenas y no 42 personas. No sé cómo tienen que hacerlo, pero en algo se ha fallado.

Stirling: –Diría que es el Palermo en el que menos gente se ha visto, ¿o no?

–Quizá, por haber más fechas, la suma final no dé menos público. Pero da la impresión de que el promedio por jornada sí.

Stirling: –Jugar en la cancha 1 y ver las plateas A, B y C semivacías no es lo mismo. No es Palermo.

–¿Para el año que viene ya tienen planes?

Mac Donough: –Nos separamos [risa].

Nero: –Dos para cada lado.

Mac Donough: –¿Qué pasa en ese caso?

Stirling: –Quedaría un lugar y habría que juntar el máximo posible de handicap para ocuparlo.

Mac Donough: –Pero entraría uno de los dos. Habría que ver quién juntaría más handicap.

Cambiaso: –El otro tendría que clasificarse.

Mac Donough: –Entonces seguimos juntos [risas].

Stirling [al periodista]: –¡P... madre! ¡Nos c...! Íbamos a separarnos, y ahora nos damos cuenta de que tenemos que jugar la clasificación...

–¿Tienen que hablar todavía?

Nero: –Vamos a seguir, vamos a seguir.

–¿Qué significado particular tendría para cada uno conseguir la copa este año?

Cambiaso: –Para mí Palermo es particular. Y ganar en este equipo también, porque cuanto más ganemos, más honda dejaremos la huella.

–Pensé que ibas a ir por otro lado.

Mac Donough: –Por los clones.

Cambiaso: –Si no jugara con clones y ganara Palermo estaría contento igual...

–Creía que para vos sería especial por tratarse del Palermo número 10 para el club.

Cambiaso: –Ah, ni sabía que era el 10. Nunca lo vi por ese lado. No sabía, no. Mi idea es que juguemos el mayor tiempo posible juntos para seguir logrando títulos. Tres años más, por lo menos.

Mac Donough: –Cuatro. Cinco.

Cambiaso: –Por lo menos, apuntar seguro a tres años. Enfocarnos en eso para lograr más cosas.

–¿Y para el resto tendría alguna implicación en particular, por alguna historia personal?

Stirling: –Me gustaría quedar como el extranjero con más Palermo ganados, y tengo que ganar este año para emparejarme con Carlos [Gracida, cinco]. Éstos ya me llevan demasiada ventaja.

Nero: –Yo quiero ser el italiano con más Palermo ganados [está nacionalizado]. ¡Vengo bien ahí!

Cambiaso (también italiano): –¡Ahí te c... yo!

Nero: –¡Es verdad, que lo parió! Pero yo defendí la camiseta... [en el Mundial Melbourne 2001]. Bueno, quiero ser el de Trenque Lauquen...

Mac Donough: –Nosotros [Nero y él] damos el resultado de aquél [Cambiaso]. ¡Sumados!

Nero: –Entre los tres le ganamos.

Mac Donough: –¡Doce veces ganó Cambiaso! Con Nero tenemos seis cada uno. Si ganamos este año, lo pasamos. Siete y siete, catorce.

Nero: –Vamos por el séptimo. Ojalá se dé.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.