Quimsa amenaza récords, pero no es imbatible