Raúl Sinelli disfrutó

El piloto de Pergamino la concretó en la 121ª carrera en la categoría
(0)
30 de octubre de 2000  

NUEVE DE JULIO (De un enviado especial).- Parece un dictado del destino. Si Guillermo Ortelli gana el campeonato, su coronación es acompañada por un triunfo de un piloto que jamás pisó el escalón más alto del podio­ del Turismo Carretera.

En 1998, cuando Ortelli logró el título, Luis Belloso imprimió su nombre en la lista de ganadores; esta vez le tocó el turno a Raúl Sinelli, que llevó su Ford con prolijidad a la ansiada victoria.

Tranquilo y sereno como siempre, el piloto de Pergamino, que saboreó el gusto del triunfo en su carrera número 121 en la categoría, no se desesperó ni siquiera cuando fue superado por Omar Martínez, que lo desplazaba al tercer lugar "Yo sabía que contaba con un auto contundente. No me preocupaba la posición en la pista porque la carrera era larga y el ritmo iba a ser cada vez mejor. Por suerte se dio así; pude alcanzar la punta y establecer una diferencia importante", explicó Sinelli, que es asistido por Walter Alifraco y por Johnny de Benedictis.

Julio César Catalán Magni ostentó la punta de la carrera, hasta que lo superó Sinelli. "Traté de imponer mi carrera, pero no pude aguantarlo a Sinelli, que luego se me escapó. Entonces traté de defender mi posición y sobre el final Aventín y Silva pelearon por el tercer lugar, hecho que me favoreció para aumentar mi distancia", explicó Catalán Magni.

Atrás, Guillermo Ortelli regulaba la potencia de su Chevrolet para asegurarse su segundo título en el TC, después de salir airoso de dos situaciones muy comprometidas: Oyhanart hizo un trompo y casi lo embistió; y luego Ledesma y Rama casi tocaron de atrás a Ortelli.

Si bien el certamen estaba definido, ya que Martínez no podía ni con Sinelli ni Catalán Magni, el otro polo de atracción brillaba por su ausencia: el Torino de los Di Palma.

El auto, que fue construido por el malogrado Rubén Luis y conducido por Patricio, uno de sus hijos, abandonó en la segunda vuelta de la serie, por una rotura en el motor. El llanto de Andrea, hermana y acompañante de Patricio, y la tristeza de José Luis, Marcos y María Cayetana (La Tana), viuda de Di Palma, contagiaron a todo el autódromo, que aplaudió cuando la máquina gris salió a la pista.

Sobre el final, Diego Aventín se defendió impetuosamente ante la ofensiva de Juan Manuel Silva y un toque indebido en la última vuelta arrojó la derrota de ambos: Silva se retrasó al sexto puesto y Aventín fue recargado con 15 segundos, por lo que terminó 13°, pese a festejar en el podio como tercero.

Sinelli llegó a la victoria de forma justa. Un gran resultado para un piloto que con esfuerzo y dedicación alcanzó un merecido premio; a tal punto que sus colegas se alegraron. "Me pone muy bien que Sinelli sea el ganador. Siempre me iba a Pergamino a correr en karting con él y nos divertíamos mucho", comentó Ortelli. Casi nada. Del campeón al flamante vencedor.

Sinelli nació el 20 de marzo de 1958 en Pergamino; hoy, a los 42 años, sumó 121 carreras en el Turismo Carretera; subió tres veces al podio -incluido el de ayer- y logró cuatro victorias en series. En la carrera de Rafaela -hace tres semanas-, marcó el récord de vuelta.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.