Una multitud se congregó para la fiesta de clausura

El Estadio Olímpico de Sydney juntó 87.000 espectadores;más récords y otro doping
(0)
30 de octubre de 2000  

SYDNEY.- El pebetero observó como su llama se consumía poco a poco. La Sydney deportiva terminaba otro capítulo enorme para su historia. Los Juegos Paralímpicos se coronaron con un cierre pleno de emoción para una ciudad que vivió seis semanas a puro deporte. "Los 7000 representantes de los 122 países intervinientes han realizado un perfecto festival de deporte y amistad. Una excelente manera de empezar el siglo XXI", comentó Robert Staedward, presidente del Comité Paralímpico Internacional (CPI).

Se justificaba, pues unos 87.000 espectadores disfrutaron de los acordes del tema "El carnaval se acabó", del grupo australiano The Seekers (una banda de los años 60), quedó clausurada la fiesta de los más grandes Juegos Paralímpicos de la historia, en los que se vendieron casi 1.200.000 boletos, incluyendo las ceremonias de apertura y de cierre.

Y vaya manera de terminar las competencias: nada menos que con cuatro récords mundiales quebrados en cinco pruebas disputadas. La nigeriana Edith Nzuruike (f58, en silla de ruedas)inscribió su nombre en lanzamiento de jabalina, con una marca de 25,54m, 8 metros más que el registro quebrado.

Otra de las deportistas del día fue la polaca Ewa Durska(F20, con discapacidades mentales), que en lanzamiento de bala llegó a los 12,69m, que la erigieron en récordman.

Un ejemplo de autosuperación lo dio el tunecino Wissam Ben-Bahri (F20, con discapacidades mentales), que poseía el récord mundial de salto en alto (1,83m había marcado en marzo último) y ayer se dio el gusto de llegar a 1,93m.

El último récord del día estuvo a cargo del francés Thierry Cibone (F35, con parálisis cerebral) cuyo lanzamiento de bala llegóa a 12,27m.

La contracara para tanta felicidad la dio el décimo caso doping detectado en estas competencias. Esta vez le tocó al sprinter norteamericano Brian Frasure, que fue excluido de los Juegos tras dar positivo del esteroide anabolizante nandrolona y suspendido hasta después de los Paralímpicos de 2004 en Atenas.

La sustancia prohibida fue detectada en un control efectuado al término de la final de los 200 metros. Frasure, con una pierna amputada hasta la altura del muslo, fue desposeido de la medalla plateada. En cambio, se quedará con la medalla plateada ganada en los 100 metros, cuyo test posterior dio negativo.

Anteriormente, nueve levantadores de pesas de ocho países dieron positivo de esteroides anabolizantes y diuréticos, fueron excluidos de los Juegos y sufrieron una suspensión de cuatro años.

Después de las competencias, llegó el tiempo de los balances y las estadísticas, que dejaron como conclusión que, durante las competiciones paralímpicas, 4000 atletas de 122 países, más dos independientes de Timor Oriental, participaron en 18 deportes en los que se ponían en juego 550 medallas doradas.

Todos coincidieron en calificarlos como los mejores Juegos de la historia. Y quienes presenciaron la ceremonia de despedida pudieron confirmarlo. Mientras el pebetero de Sydney lanzaba los últimos chispazos, el de Atenas miraba de reojo preparándose para el 2004, la próxima cita paraolímpíca.

Más, pero menos

SYDNEY.- La actuación de los deportistas argentinos en los XI Juegos Paralímpicos tuvo aristas positivas y negativas, de acuerdo a cómo se la pretenda analizar.

Si se la compara con la actuación en los Juegos Olímpicos, se mejoró, pues se consiguieron cinco medallas, contra cuatro del otro torneo.

Los cinco deportistas que llegaron al podio fueron Horacio Bascioni (plateada, lanzamiento de disco), Elizabel Delgado (bronce, 100m), Jorge Godoy (plateada, lanzamiento de disco), Guillermo Marro (bronce, 100m espalda) y Claudia Vignatti (bronce, lanzamiento de jabalina).

Sin embargo, con respecto a Atlanta 96, la Argentina empeoró, ya que allí se quedó con 10 preseas:cinco en natación (dos de oro), tres en atletismo (una de oro), una en judo y una en tenis de mesa.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.