El pulso económico. Aparecen similitudes preocupantes con 2001