LN CORTEVA

LA NACION CONTENT LAB
PARA CORTEVA

CORTEVA

Claves para cuidar el cultivo de soja
de las malezas

La residualidad y un amplio espectro de control son atributos
fundamentales para exigirle a un herbicida.

La creciente problemática de las malezas, que amenazan directamente el rinde de los cultivos de soja, ya no permite una estrategia de post emergencia. Biotipos de Eleusine con resistencia a graminicidas FOP y a glifosato o la agresividad de especies como las Chlorideas, por ejemplo, obligan al productor a utilizar herbicidas de pre emergencia de alta eficiencia de acción.

Una de las claves en el control de estas malezas resistentes está en la residualidad del herbicida que se decide aplicar, de modo que permanezca en el lote hasta el momento del cierre del surco. Hoy el problema más grave que se está viendo radica en los pulsos de germinación de las gramíneas estivales anuales y en la velocidad de elongación de otras como la rama negra, que se disparan apenas se generan las condiciones de humedad y temperatura apropiadas.

“Hoy por hoy, en donde por ejemplo tenemos muchos biotipos de gramíneas resistentes al glifosato, un producto como Ligate STS, que se incorpora después de una precipitación de 15 mm, brinda un control residual excelente de estas problemáticas. Los tratamientos de post emergencia son muy erráticos”.

— Ulises Gerardo, Crop Protection Agronomist en Corteva Agriscience

En un escenario donde el 34% de las sojas del país son STS, la solución de Corteva Agriscience para las malezas resistentes que afectan a este tipo de cultivo se llama Ligate STS. Se trata de una combinación de dos principios activos, el sulfometurón etil y el clorimurón etil. Esta mezcla ofrece gran eficacia, residualidad y flexibilidad en el control y es además la única del mercado que combina un amplio espectro en hoja ancha y gramíneas.

Clasificado como un producto Banda Verde y con varios años en el mercado, Ligate STS sigue sumando año a año nuevos registros a su espectro de control. A su alta eficacia en rama negra, por ejemplo, ahora también se la recomienda para especies como Lolium multiflorum, Chlorideas y Sphaeralcea (Malvaceas), y tiene registro en trámite para Borreria, Gomphrena y Pappophorum. Su acción en barbecho largo, por su parte, es contundente para control de Lolium RG.

Aplicación de Ligate STS

Aún cuando su mayor potencial lo expresa en el barbecho químico corto, una
de las grandes virtudes de este herbicida es su flexibilidad en cuanto a los
momentos de aplicación.

Barbecho químico largo
Aplicándolo entre 100 y 120 días antes de la siembra, Ligate STS tiene allí su máxima residualidad. Esta mayor persistencia se debe a la menor cantidad de lluvias de este período.

Barbecho químico corto
Entre 30 y 60 días antes de la siembra, su residualidad va de los 60 a los 90 días. Este es el momento en el que Ligate STS expresa su mayor potencial para el control de nuevos nacimientos de gramíneas primavera-estivales, maíz guacho resistente a glifosato y últimos nacimientos de rama negra.

Pre Siembra
También se puede aplicar en entre 7 y 10 días antes de la siembra de la soja STS.

Hoy ya no se concibe no utilizar herbicidas de control pre emergente para las gramíneas anuales que buscan competirle a la soja. Pero en esta campaña, con un escenario de Niña débil como se viene pronosticando, las malezas latifoliadas seguramente tendrán un mayor protagonismo. Para combatir a unas y otras, Ligate STS es la mejor solución integral.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.