Opinión. Del rebenque a la laptop