Friedland, de Adama: "El manejo del agua será muy crítico en el futuro de la agricultura"

El vicepresidente ejecutivo y CCO de Adama, Shaul Friedland, en el centro, durante su charla
El vicepresidente ejecutivo y CCO de Adama, Shaul Friedland, en el centro, durante su charla
Mariana Reinke
(0)
4 de junio de 2019  • 12:20

El cierre de cientos de plantas de agroquímicos en China , donde se pusieron en marcha medidas de control ambientales, ocasionará de a poco en el mercado una menor oferta de productos donde los costos y precios subirán, pero la calidad será mayor.

Esa fue una de las afirmaciones que dejó Shaul Friedland, vicepresidente ejecutivo y CCO (por sus siglas en inglés, Chief Commercial Officer) de Adama Global durante un encuentro de intercambio y perspectivas del sector que organizó la compañía en el Palacio Duhau. Friedland también se refirió a los cuestionamientos a los agroquímicos, el rol de la industria en este punto y el recurso agua como una cuestión limitante a tener en cuenta para la producción.

"El tema medioambiental es muy importante. Al final del día necesitamos un mundo limpio. El gobierno chino está muy estricto con plantas que contaminan el aire, los ríos y la naturaleza. No se podía seguir con que cada uno ponía una planta sin importar los desechos que genera", explicó Friedland, un argentino radicado en Israel, donde nació la empresa hoy vinculada con el grupo chino ChemChina.

Como una de las principales compañías de protección de cultivos, en 2018 Adama creció un 7% contra un 3% de la industria en general.

Según el ejecutivo, el mundo necesitará más alimentos y eso se logrará con la tecnología. En esa línea, defendió el uso de agroquímicos ante los cuestionamientos.

"Hoy, la forma que veo para tener rendimientos más altos es solo a través de la tecnología. Ya no queda superficie para que crezcan más los cultivos", dijo a LA NACION. Luego agregó en referencia a las críticas a los agroquímicos: "Las ONG que están llevando el tema demasiado álgido y la gente deben entender la importancia de los agroquímicos, que sin ellos no hay comida: es muy simple, sería como decir mañana vamos a tener un ser humano sin medicina y eso no va a pasar".

Para Friedland, la industria debería hacer un mejor trabajo de comunicación para el público. "La industria dice no hablemos de esto, que en un tiempo va a desaparecer, pero el problema no desaparece. No digo que los ambientalistas no tengan razón, hay cosas que mejorar pero se debe ser ecuánime y balancear: no dejar en funcionamiento industrias que generen una polución alta y, por el otro, mostrar la inversión de millones de dólares que nunca se detiene de empresas de agroquímicos para optimizar esos inconvenientes".

El ejecutivo destacó que otro tema importante para la actividad es el agua. Para el directivo, que lleva 42 años en la compañía, es un recurso primordial y clave para la eficiencia en la agricultura del futuro.

"La gente no está consciente del agua, pero es un gran problema. Los cambios climáticos, que a esta altura ya no sé si es calentamiento o enfriamiento global, generan más sequías y más inundaciones. Por lo que el manejo del agua será muy crítico en el futuro de la agricultura", señaló.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.