Las lluvias trajeron alivio a las zonas más necesitadas y ayudan al trigo y el maíz

El trigo en la zona de Corral de Bustos, Córdoba, estaba aguardando por las lluvias
El trigo en la zona de Corral de Bustos, Córdoba, estaba aguardando por las lluvias Crédito: Gentileza Juan P. Ioele
Mariana Reinke
(0)
31 de octubre de 2018  • 06:10

En las últimas 24 horas se registraron lluvias en el centro del país, sobre todo en la provincia de Córdoba, que generaron alivio en los cultivos de trigo que venían sufriendo un largo período de falta de agua.

Según el Servicio Meteorológico Nacional (SMN), se registraron en la provincia mediterránea lluvias de hasta 60 milímetros que ayudaron a restablecer un panorama complicado para la agricultura.

Para Cristian Russo, jefe de Estimaciones Agrícolas de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), las precipitaciones más importantes en Córdoba se dieron en Monte Buey y Bell Ville, con 60 milímetros.

Consultado sobre si las precipitaciones llegan tarde para la recuperación de los cultivos implantados, para el experto la respuesta es "ambigua". En rigor, señaló que deberían haber llegado a principios de mes para sostener la expectativa de rindes esperados.

"Sin embargo, el agua caída le pone un freno a la situación de déficit que había, sobre todo en Córdoba, donde la últimas lluvias importantes que se dieron fue el 6 de mayo pasado", precisó.

"La sensación que deja en los productores es que vuelve el agua, pero ahora se deben llenar los perfiles para la gruesa", indicó Russo a LA NACION.

Para Juan Pablo Ioele, jefe de la agencia del INTA de Corral de Bustos, las precipitaciones para el cultivo de trigo llegaron un poco tarde. No obstante, ayudan al maíz sembrado y que estaba afectado por la falta de humedad. "Ahora hay mucha agua para la siembra (continuar con la campaña), pero habrá que ver que no haya anegamientos, explicó.

Las lluvias de las últimas 24 horas
Las lluvias de las últimas 24 horas Crédito: SMN

Según Esteban Copati, jefe de estimaciones de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, estas lluvias llegan en el momento en el que el trigo está llenando grano. "Si bien es tarde, todavía es bueno, más aún para la siembra gruesa", indicó. Añadió que las lluvias se presentan como muy buenas para el maíz temprano que se sembró y para lo que faltaba implantar.

Copati aclaró que para la soja es "excelente" porque se está "iniciando la ventana de siembra en la región, donde estas lluvias descomprimen y permiten que la siembra de soja avance con fluidez"

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.