rincón gaucho. Los devaneos del clima y las fronteras artificiales