Punto por punto, qué dice el protocolo para la carne con China y por qué hay dudas

El ministro Etchevehere firmó el convenio con el ministro de Aduana de China Ni Yuefeng
El ministro Etchevehere firmó el convenio con el ministro de Aduana de China Ni Yuefeng
Fernando Bertello
(0)
2 de junio de 2018  • 06:00

La Mesa de las Carnes analizará en una próxima reunión, entre otros temas, el protocolo sanitario que el ministro de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere, firmó recientemente en China para ampliar las exportaciones de carne a ese mercado (además de carne congelada sin hueso, carne congelada con hueso y enfriada), que hoy se lleva el 47% de las ventas de este producto.

Según pudo saber LA NACION, el tema sobre el protocolo estará en un encuentro que se realizará en los próximos días. Varios integrantes tienen dudas sobre las exigencias firmadas y quieren debatirlas en el marco de la Mesa de las Carnes. Algunos, inclusive, pretenden que luego se solicite una reunión al presidente del Senasa, Ricardo Negri, o al ministro de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere.

En el protocolo, rubricado con la Administración General de Aduanas de China y que se reproduce al final de esta nota, se establece en el artículo 4, inciso 5, que el ganado en pie con destino a la exportación de carne a ese mercado debe "permanecer en la explotación de origen un mínimo de noventa días (90) previos a la faena".

Con esa frase, algunos temen que eso signifique que la hacienda no puede pasar por remates ferias o una plaza concentradora como el Mercado de Liniers, donde se compra la vaca para China. Hace un tiempo, el presidente de la Cámara de la Industria y el Comercio de Carnes (Ciccra), Miguel Schiariti, había alertado por este punto.

Para algunas fuentes de la industria consultadas, esto no significa necesariamente un límite para los mercados concentradores. Sin embargo, hay dudas. Para otras fuentes, este punto se podría subsanar con alguna trazabilidad que separe a los animales que van a China de los que tienen otro destino.

En este contexto, el artículo 7 plantea que durante el transporte al matadero y en ese establecimiento el ganado para faena para China "no podrá estar en contacto" con aquel "ganado vacuno en pie o animales de otras especies que pertenezcan al establecimiento que no cumplan con los requisitos de registro del artículo 5° de este protocolo (los establecimientos deben estar ubicados en zonas libres de fiebre aftosa)". También se precisa que la carne congelada o refrigerada para China debe ser almacenada en un lugar "separado claramente identificado".

Entre otros puntos que generan dudas, además está el inciso 3 del artículo 4, que dice que los animales deben provenir de campos que no hayan tenido durante los últimos doce meses diversas enfermedades, entre ellas tuberculosis, enfermedad que genera preocupación. El temor que hay es que con un campo con la enfermedad quede un año afuera de la posibilidad de exportar. "Por este tema se nos pueden caer muchos campos", alertó un industrial. Agrego que igual los frigoríficos hacen análisis sanitarios.

Ante las dudas por el protocolo, una fuente del Senasa indicó a LA NACION: "El animal tiene que estar en un campo y sí puede pasar por Liniers o ferias siempre y cuando las ferias puedan separarlo, como en el caso de las que puedan ir a la Unión Europea, en Liniers o en las ferias, que tienen dos entradas y dos salidas".

"Cuando sea con destino a China, el productor va a tener que poner en su DTE que esos animales estuvieron 90 días en establecimientos", agregó.

Respecto del tema tuberculosis, señaló que se está trabajando en "la definición de campo libre en lucha (contra la enfermedad) y en los distintos parámetros".

Para Jorge Torelli, presidente de la Unión de la Industria Cárnica Argentina (Unica), el acuerdo con China tiene "pros y contras". En esta línea, destacó la inclusión de la carne con hueso, porque, indicó, implica "subir 20 a 30% el peso de exportación".

Respecto de los puntos más difíciles, como los que objetan otras fuentes, opinó: "Tenemos que ver cómo adecuarnos a las exigencias del protocolo. Son un poco más difíciles, pero no son incumplibles".

Entre otros puntos, consideró que las dudas que se plantean sobre el plazo de 90 días previo a la faena se podrían sortear con algún mecanismo por el cual se garantice dentro del mercado concentrador el destino para esos animales.

"Si queremos ser grandes exportadores, tenemos que madurar", planteó Torelli. El país pasó de exportar 759 toneladas en 2012 a China a casi 100.000 toneladas el año pasado. China representó el 47% de las compras totales.

A continuación, el texto completo del protocolo firmado con China:

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.