LN STINE

LA NACION CONTENT LAB
PARA STINE

STINE

Genética de punta y más testeos para
híbridos de mejor performance

La compañía estadounidense líder en investigación y desarrollo trae dos
importantes novedades en su portfolio de maíz para esta campaña.

El incremento en la superficie sembrada de maíz experimentado en los últimos años en la Argentina le devolvió a ese cultivo un protagonismo que había perdido. Y si bien de cara a la próxima campaña aún no se sabe a ciencia cierta si ese nivel podrá sostenerse o no, algo si está más que claro: el productor cuenta hoy con más opciones para que el maíz rinda al máximo.

La compañía de semillas estadounidense Stine, por ejemplo, es una de las empresas de mejoramiento de maíz más grandes de la industria. Desembarcó finalmente en la Argentina en 2017 para comercializar sus propios híbridos (que hoy hace a través de un acuerdo comercial con Nutrien), aunque ya estaba presente con el cultivo de soja en el germoplasma local hace más de 25 años.

“Stine es una compañía familiar, lo cual nos da la ventaja de tener una mayor rapidez en la toma de decisiones y en la reorientación del foco o del proyecto que estamos llevando adelante. Somos desarrolladores de genética y de tecnologías y queremos ser una opción más para el productor”.

— Ignacio Rosasco, director de Stine Sudamérica.

Genética de punta

El maíz Stine combina los paquetes de eventos más deseables de la industria con genética única y de punta para producir híbridos con una estabilidad excepcional y rendimientos superiores. El altísimo nivel de testeos que realiza la empresa garantiza que su portfolio esté representado por los materiales de mejor performance.

STINE 120-29 BTRG

("La Bestia"). Híbrido de ciclo completo, ideal para la zona central en siembra temprana.

STINE 9734-20

("El Corto"). Con tecnología Viptera 3, es un híbrido ideal para planteos donde se busca liberar el lote temprano o para siembras tardías por su excelente agronomía, rendimiento y rápido secado.

STINE 9739E-20

Híbrido corto de secado rápido ideal para el suroeste de la provincia de Buenos Aires y el valle del Río Negro.

NOVEDAD
STINE 9820-20

("El Petiso"). Esta novedad de ciclo intermedio para siembras tempranas o tardías es un maíz con una madurez muy esperada por los productores. Se trata de un híbrido de bajo porte y de excelente sanidad y rendimiento.

STINE 9808E-20

Híbrido dentado norteamericano, de ciclo intermedio-corto. Ideal para planteos de siembra tardía y estrechamiento entre hileras.

MST 120-19 BT

Por su tolerancia al glufosinato de amonio es una gran alternativa para aquellos productores que buscan escaparse de la resistencia del glifosato.

STINE 120-39 V3

Como adelanto, en la próxima campaña vamos a contar con ‘La Bestia” en su versión Viptera 3.

Más investigación y desarollo

En Stine creen que el desafío del maíz en la Argentina pasa por superar las barreras de rendimiento actuales, la estabilidad de los híbridos por ambiente y la mejor adaptación a altas densidades. Y por ello la empresa apuesta por una fuerte inversión en investigación y desarrollo: el 10% de la facturación anual se destina a ese fin, lo que la convierte en la compañía de capital independiente con mayor inversión del mundo en este concepto.

“Testeamos más de 3500 nuevos híbridos por año, lo que nos permite seleccionar los mejores materiales para cada tipo de ambiente. Esto es lo que comenzamos a realizar en la Argentina, extendiendo nuestro programa a más de 18 localidades de testeo y sumando unos 6 híbridos pre-comerciales, para arribar, luego de un período de 4 años, a los 5-6 híbridos de mejor performance”,

— Daniel Novoa, director de investigación de Stine Sudamérica.

Siembra inteligente

Además de comercializar híbridos de altísima performance, Stine le ofrece al productor una plataforma tecnológica desarrollada junto a otros partners para una siembra inteligente llamada “Semilla Plantada”.

“Junto a John Deere y Nutrien le ofrecemos, en algunas zonas, una visión tecnológica al productor: se trata de una plataforma para análisis de suelo, georreferenciación y mapeo del lote buscando hacer una siembra inteligente, o sea ajustando la densidad y la fertilización a cada ambiente para maximizar el rendimiento de esos suelos”.

— Ignacio Rosasco, director de Stine Sudamérica.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.