Opinión. Un director externo para las preguntas incómodas