Crece la apuesta por yerbas órgánicas y saborizadas para conquistar nuevos mercados

Delfina Torres Cabreros
(0)
7 de febrero de 2019  

Crédito: Shutterstock

Algunos años atrás, conseguir yerba mate fuera de Sudamérica era una misión casi imposible. Con el tiempo, mercados del mundo empezaron a poblarse de algunos paquetes de marcas comerciales y ahora también es posible encontrar fuera de la Argentina propuestas más sofisticadas y de nicho. Yerbas orgánicas, procesadas con los métodos ancestrales o saborizadas con especias, flores y frutas apuntan también a conquistar el mundo.

Mathienzo, la marca de los diseñadores industriales Mercedes Buey Fernández y Nicolás Tiferes, llega al exterior con su yerba orgánica cosechada a mano, con dos años de estacionamiento natural y solo 15% de polvo en su composición. "Exportamos a Rusia y desde ahí se expande a otros siete países periféricos", dice Buey Fernández, para quien el último Mundial de fútbol fue un impulso muy grande al mercado de la yerba mate en Europa del este.

En promedio, envían entre 8000 y 12.000 paquetes de medio kilo a Rusia y a Chile al año. Mathienzo también llega a Estados Unidos, Australia y Francia, destinos a donde despachan alrededor de 4000 unidades anuales a un precio mayorista de aproximadamente US$1,8 por unidad. "Hoy la globalización hace que los consumidores del mundo te encuentren más rápido, pero también tenés que encontrar la forma de estar ahí", asegura Buey Fernández.

Yerba mate Origen también se está preparando para salir al exterior con un producto orgánico que se proclama "verdaderamente premium". "Tenemos pedidos de Chile, Paraguay, Estados Unidos, Alemania y Siria", cuenta Lucas Torres, quien está detrás del proyecto junto a su socio Hernán Martínez Escudero. Según explica, los factores que hacen premium a su yerba son tres. En primer lugar, la selección de la materia prima, producida en yerbales muy tradicionales de la zona de Apóstoles, Misiones. En segundo lugar, el secado estilo barbacuá: una técnica utilizada por los guaraníes desde hace más de 400 años que se hace de manera lenta, exponiendo mucho tiempo la yerba al calor del fuego a leña y el humo. En tercer lugar, el estacionamiento natural en bolsas de arpillera, de 18 a 24 meses.

La iniciativa de Mate & Co, que tiene mucha llegada a los extranjeros que visitan la Argentina, también está planeando su salida al exterior este año. Se trata de una yerba orgánica "blendeada" con especias, frutas, hierbas y flores naturales.

Por su parte, la sommelier de yerba mate Karla Johan está en tratativas para exportar a Chile sus dos líneas de yerba premium, que se venden en la Argentina a $700 el kilo. Según explica, una es elaborada por la "cooperativa número uno en yerba orgánica" y la otra, por un productor misionero que seca la yerba con un método patentado por él: el sapecado con agua hirviendo. "Es como cuando blanqueás las verduras. Cuando lo haces rápido en vez de ingresar líquido lo extrae y esto permite que se mantengan más el poder antioxidante, el aroma y el sabor auténtico", apunta. Esta yerba, que se comercializa en paquetes de 500 gramos, no tiene estacionamiento: se termina de secar con calor, se hace la mezcla y sale al mercado. "No estamos pensando en exportar volúmenes muy grandes –dice Johan–, pero sí en llegar ese consumidor que se anima a pagar un poco más por un producto de calidad".

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.