Guerra comercial: las soluciones “creativas” en la cadena de suministro

Se ha detectado el redireccionamiento de productos a través de transbordos en otros países para evitar los aranceles, una práctica ilegal
Brian Peccarelli
(0)
3 de enero de 2019  

Crédito: Shutterstock

A la larga lista de dolores de cabeza administrativos que los departamentos de finanzas de empresas multinacionales deben gestionar, ahora se puede agregar el cumplimiento comercial.

La escalada de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, en la que el presidente Donald Trump introdujo aranceles con un aumento de US$200 mil millones en importaciones chinas el año pasado, ha generado un auge en las soluciones "creativas".

Entre las nuevas tácticas que se están implementando, especialistas identificaron los llamados transbordos de productos chinos a lugares como Malasia, Vietnam, Filipinas y Sri Lanka para ser reetiquetados con un nuevo país de origen y luego exportarse a Estados Unidos.

Asimismo, ya se ha informado que los envíos desde Estados Unidos con destino a China se redireccionaron a través de Canadá y Vietnam para evitar los aranceles.

El problema: es ilegal. Cuando se importan a Estados Unidos, una serie de leyes aduaneras hacen que sea ilegal importar productos que utilicen un país de origen etiquetado falsamente, a veces equiparando la práctica con el contrabando, que puede conllevar una sentencia de prisión de hasta 20 años.

En algunos casos, los tribunales de Estados Unidos incluso han responsabilizado personalmente a los oficiales corporativos. Otros países, preocupados de que se conviertan en cómplices de los transbordos que esquivan los aranceles, han anunciado nuevas leyes para erradicar la práctica.

Canadá, por ejemplo, implementó nuevas investigaciones antielusión que permitirán a los agentes fronterizos detener a las compañías involucradas en ofuscar un país de origen.

Esto ha aumentado la responsabilidad de los importadores de establecer controles rigurosos en sus medidas de cumplimiento comercial para garantizar que las presiones arancelarias actuales no generen atajos en el cumplimiento. Eso significa no solo reforzar los controles de riesgo internos, sino también vigilar a los proveedores externos, que a menudo se utilizan como intermediarios en el proceso de transbordo.

Conocer la exposición

El primer paso en el proceso de ajuste de los controles de riesgo aduanero es el inventario. Las empresas necesitan saber exactamente qué productos están importando desde dónde y hacer una referencia cruzada con la lista en constante cambio de productos sujetos a aranceles de Estados Unidos, China, Europa y Canadá, así como aranceles de represalia.

Este ejercicio, aunque complicado, puede ser simplificado con tecnología. Debería dar a las compañías una idea sólida del impacto financiero de las nuevas tarifas en sus costos de envío totales. Cualquier variación significativa de esa estimación sería una posible señal de alerta para que la compañía siga investigando.

Las empresas también deben realizar una auditoría exhaustiva de las empresas con las que están negociando. Es importante destacar que esta lista debe incluir no solo las relaciones entre proveedores primarios y compañías de envío, sino también sus redes correspondientes de proveedores y consultores externos involucrados en la cadena de suministro global.

Por más desafiante que sea implementar programas internos, los terceros plantean un conjunto aún mayor de riesgos y desafíos de administración de riesgos. Las compañías multinacionales a menudo trabajan con cientos de proveedores externos diferentes y suelen ser el eslabón más débil de la cadena de cumplimiento.

Gestionar hoy y mañana

Uno de los principales desafíos para enfrentar la actual guerra comercial es que las reglas del juego siguen cambiando. Por ahora, la tregua comercial que surgió en la Cumbre del G-20 realizada en Buenos Aires, Argentina, se encuentra activa, pero ya se han cancelado anteriormente reuniones para negociar alternativas.

Algunas empresas esperaban que todo esto fuera solo una táctica de negociación elaborada, pero la realidad es que, sin importar si las tarifas de hoy son permanentes, deben ser tratadas hoy.

El ejercicio de reforzar los controles globales de cumplimiento de las aduanas no debe limitarse solo a los problemas de hoy. Las interrupciones en la cadena de suministro no son nada nuevo. Ya sea que provengan de agendas políticas, desastres naturales o simplemente cambios en la oferta y la demanda, los cambios significativos en los proveedores, las rutas comerciales y los materiales son un hecho de los negocios.

Los líderes empresariales inteligentes utilizarán esta interrupción actual como una oportunidad para revisar las estrategias de la cadena de suministro y encontrar ahorros en los costos. Esto puede incluir establecer nuevas relaciones con proveedores en diferentes partes del mundo, buscar oportunidades de ahorro de costos que puedan ser más atractivas a la luz de las tarifas actuales y racionalizar los procesos de cumplimiento para enfrentar los cambios inevitables que se avecinan. Las compañías que desarrollen el más alto grado de flexibilidad y rigurosos controles de riesgo en sus cadenas de suministro globales estarán en la mejor posición para tener éxito sin importar lo que el mundo les arroje.

El autor es Director de operaciones de Thomson Reuters

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.