Creó una impresora 3D en La Quiaca para ayudar a su hijo y Macri lo puso como ejemplo

Emmanuel Inca, de 26 años, vive en La Quiaca. Para atender una enfermedad de su hijo armó un aparato de manera autodidacta. Hoy lo exporta a varios países.
Emmanuel Inca, de 26 años, vive en La Quiaca. Para atender una enfermedad de su hijo armó un aparato de manera autodidacta. Hoy lo exporta a varios países.
Paula Urien
(0)
23 de mayo de 2019  • 17:30

Hace solo tres meses que la ciudad de La Quiaca, a 1775 kilómetros de Buenos Aires y la última antes de la frontera con Bolivia, tiene 4G. Esta tecnología le da acceso a Internet, aunque todavía pocos tienen celular. A pesar de ello, Emmanuel Inca, de 26 años, se las arregló para crear Axium, una empresa que fabrica impresoras 3D con materiales biodegradables. Hoy la exporta a los países vecinos y la comercializa también en la Argentina, sin salir de su ciudad natal, en La Puna y a 3442 metros de altura.

"El hecho de no tener Internet fue más complicado, pero no imposible", dice Emmanuel, que viajó a la Capital para participar del reconocimiento de la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (Came) al "Joven empresario argentino". Por supuesto que no tuvo acceso a tutoriales en Youtube, una de las herramientas que más usan los millennials cuando quieren emprender o aprender. En vez de eso, aprendió a la vieja (muy vieja) usanza: comprando revistas y encargando libros a través del correo (no el electrónico).

Así, y con sus estudios hasta tercer año de ingeniería electrónica en San Salvador de Jujuy, que abandonó por cuestiones económicas, incorporó toda clase de conocimientos: electricidad (su trabajo desde los 16 años), programación, electrónica y todo lo necesario para llegar a crear la impresora 3D. "Estamos intentando que La Quiaca sea una zona franca, por eso es importante tener producción propia. Si no, se compra todo de afuera y no hay crecimiento económico. Ya tenemos en Axium a 12 personas trabajando, y queremos crecer más, pero también formamos a nuevos emprendedores", sostuvo.

Con una producción de entre 5 y 15 impresoras por mes, que se venden en US$1100 mas IVA, tienen más pedidos que capacidad productiva.

Elegido para representar a Jujuy en el primio de CAME, su historia fue difundida por las redes por el presidente Mauricio Macri a través de un video realizado por el Ministerio de Producción.

Su historia, difundida en las redes por el presidente Mauricio Macri cuando Emmanuel Inca quedó finalista en CAME

00:51
Video

Por su hijo

El primer prototipo lo hizo en 2015 a los 22 años y usó lo que tenía mano, por ejemplo, componentes de viejas videocaseteras. "Tenía otros proyectos en mente. Sin embargo, por la condición de mi niño, que tenía un problema motriz y no podía mover el cuerpo libremente, aceleré el proyecto de realizar una impresora 3D", recuerda.

Se trata de una prótesis a modo de esqueleto 3D que se puede mover con impulsos cerebrales. Es, de hecho, una tecnología en plena experimentación en Silicon Valley, la meca de la innovación, a la que Emmanuel, después de enterarse a través de una revista tecno extranjera, "se le animó".

"Seguimos trabajando en ello, a pesar de que mi niño falleció, porque puede ayudar a mucha gente", sostiene. Hoy, dice, el proyecto está completo en un 60 o 70 por ciento.

También hace spinners y hasta calzado 3D que también comercializa, entre otras cosas. "Son mini fábricas, adaptables a cualquier rubro. El límite es la imaginación", cierra en diálogo con LA NACION.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.