Decisión de la Fed sobre las tasas deja a los países emergentes en un dilema