Opinión. Difícil escapar: a esta revolución todos estamos expuestos