Perspectiva global. EL BCE no debería comprar bonos de alto riesgo