Mi bolsillo. El cepo al dólar impulsa el plazo fijo